Compartir

No todo lo que brilla es oro. El viejo adagio aplica muy bien en el mercado futbolístico. La barrera simbólica de los 100 millones de euros ha sido superada en varias ocasiones durante la última década. Cristiano Ronaldo, Neymar y Kylian Mbappé han cumplido. Pero otros siguen sin responder a las enormes expectativas depositadas en ellos.

Coutinho Luego de la partida de Neymar, el Barcelona necesitaba dar un golpe en el mercado. Se fijó en Coutinho. El brasileño era amo y señor en el Liverpool. Se pagó en total 120 millones de euros más 40 en variables a los de Anfield

Cuatros años después, el mediapunta sigue sin consolidarse. Incluso se fue a préstamo al Bayern Munich, donde tampoco le fue muy bien. Parecía que con Ronald Koeman lograría tener regularidad, pero tras un aceptable inicio se fue desdibujando.

Se suponía que el club lo iba a poner en venta para recuperar parte de la inversión. Sin embargo, el campeón de América sufrió una lesión de rodilla que lo obligará a pasar por el quirófano.

Ousmane Dembélé Llegó junto a Coutinho a Barcelona. El Dortmund recibió 105 millones más 40 en variables por la transferencia. El “Mosquito” deslumbraba en Alemania como un extremo de gambeta indescifrable y velocidad supersónica. Pero su talento solo ha aparecido a cuentagontas. El físico le ha pasado la cuenta. Desde que arribó, ha sufrido nueve lesiones musculares. Ha pasado más tiempo en terapia que en el campo.

Koeman lo ve con buenos ojos. “Ousmane ha tenido su peligro y todavía puede mejorar en cuando tener profundidad y cuando no. Si juega así tendrá muchas opciones de jugar”, dijo el entrenador holandés luego de la victoria contra el Huesca el pasado fin de semana.

Antoine Griezmann “Se ve que Griezmann no es feliz sobre el campo. No llega a realizar su fútbol. En la selección lo valoran, es apreciado. No en el Barça. Y esto no se trata de una realidad de dos meses, sino de dieciocho meses. Eso es enorme en la carrera de un futbolista. Para jugar bien, un futbolista debe sentirse respaldado. Debe existir una relación de confianza con el entrenador y los compañeros. Yo no veo eso. No encuentra su sitio con Leo Messi. No juegan juntos”, afirmó el francés campeón del mundo Bixente Lizarazu sobre su compatriota.

Griezmann parece un jugador completamente distinto al que brilló en el Atlético de Madrid. Se pagaron 120 millones de euros por él. Ha recibido duras críticas, mucho se ha hablado de su relación con Lionel Messi y protagonizó una dura polémica con Ronald Koeman que se hizo pública. No le gusta la posición en la que lo utilizan.

Eden Hazard El fichaje más caro en la historia del Real Madrid. Los merengues desembolsaron 115 millones de euros para comprarlo al Chelsea.

Se ha perdido 46 partidos por lesión. En siete años en Inglaterra, solo se perdió 20 encuentros. El médico de la selección belga atribuye los padecimientos al estrés mental que sufre el delantero. “Quiere sacar lo mejor de su cuerpo y ahora está por encima del límite. Este estrés mental puede reflejarse en los músculos. Y creo que su tensión muscular es un poco más alta ahora, lo que hace que Hazard sea un jugador más propenso a lesionarse”, expresó Kris Van Crombrugge.

Gareth Bale En septiembre de 2013 el Madrid lo fichó por 101 millones de euros. Venía a un nivel estratosférico en el Tottenham. Anotó goles muy importantes con los merengues. Se hizo presente en finales de Champions y también en una histórica final de Copa del Rey contra Barcelona.

Paul Pogba “Paul es infeliz en el Manchester United. Ya no puede rendir como debe ni como se espera de él. Tiene contrato hasta 2022 pero creo que la mejor solución sería que se vaya cedido en el próximo mercado”, comentó Mino Raiola, el agente del futbolista.

89

Si aún no tienes cuenta en Betfran creala ya.